En esta categoría

Reseñas

La guerra se pinta con lápiz

En 1997, el fotoperiodista, Jesús Abad Colorado capturó la imagen que se convirtió en referente de la masacre perpetrada en El Aro, Ituango. Veinticuatro años después, esta fotografía continúa dando testimonio de los vestigios de la violencia y el dolor que produjo el conflicto armado en esta zona del país.

Camino a casa, un león que ruge desde la memoria

Desde la danza, el teatro y la música, esta obra aborda la desaparición forzada, bajo la participación y dirección de Juana Ibanaxca Salgado, cuyo padre fue desaparecido en 1992. Segunda entrega de una serie de reseñas sobre experiencias escénicas creadas por víctimas del conflicto en Colombia.

Luto al viento

La novela Dora Bruder presenta, mediante una narración sensible, pulcra y conmovedora, la forma como en la capital francesa se borraron, suprimieron y desaparecieron las identidades y las personas de origen sefardí durante los tiempos lóbregos de la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Flores y desaparecidos

De manera poética, la novela Los derrotados ilustra lo acontecido en una época cuyo pasado ya es historia de cartilla; la génesis y el accionar del Ejército Popular de Liberación (EPL), así como de otros grupos protagonistas de la violencia política en Antioquia y Medellín a finales del siglo XX.

Recuperar el pasado

Sobre la memoria y el olvido trata la reflexión que adelanta el pensador búlgaro Tzvetan Todorov en Los abusos de la memoria, ensayo que ofrece un análisis profundo sobre la memoria, sus amenazas y su lugar en las sociedades occidentales.

Hotel Iparú

La historia de Lo que no borró el desierto está contada mediante una prosa que enaltece la sencillez del lenguaje usado por la periodista Diana López para relatar el crimen de su padre y los alcances de la administración del miedo y de la muerte instaurada en la Guajira por alias ‘Kiko Gómez’.

Memoria del silencio

No hay silencio que no termine es un ejercicio de memoria del que se vale Ingrid Betancourt para reconocer su carácter ciudadano y no dejárselo expropiar, como sí tuvo que hacerlo durante su cautiverio a manos de las Farc. Una ciudadanía de la que da cuenta en este libro profundo y aterrador sobre su secuestro.