Nació en el municipio de San Carlos (Antioquia), en el que cursó su primer grado y vivió hasta el año 1999. En razón de la crudeza del conflicto armado, su familia se vio obligada a desplazarse hacia Granada.

Desde ese momento ha vivido en este municipio, con apenas una interrupción de meses en los que su familia, y él con ella, se tuvo que desplazar forzadamente a Buenaventura (Valle del Cauca) por hechos relacionados con la violencia armada.

Fernando cuenta que cuando volvió a Granada lo vio destruido, “pero como estaba tan pequeño no me preocupaba mucho por eso. A medida que uno va creciendo y viendo los medios de comunicación, se da cuenta de todo lo que sucedió, lo del desplazamiento y la guerra”. Y acá se unen dos aspectos que resultan relevantes en la vida de Fernando en el presente: medios de comunicación y memoria.

Hace parte de la emisora Granada Stereo. desde el año 2010, pero esta es la primera vez que trabaja directamente con las víctimas y que aborda una temática como la memoria. Su enfoque resulta importante porque busca concentrar la atención en aspectos del municipio que resultan más meritorios de exaltar. En sus propias palabras, “no se trata de contar lo sufrido por las personas para dar lástima sino de contar los éxitos que han tenido algunos habitantes del pueblo a pesar de todas las adversidades. Me interesó mostrar que a pesar de todo lo malo que pueda pasar, sí se puede salir adelante, tener una vida digna y triunfar”.