Leonidas González: el narrador discreto

Leonidas González: el narrador discreto

Leonidas González Pérez tenía cincuenta años y era periodista deportivo. Aunque amaba el fútbol, no era fanático, sino reservado. Era, además, miembro de la Asociación Colombiana de Periodistas Deportivos (Acord), capítulo Antioquia, y uno de los fundadores de la Mesa de Derechos Humanos de los Periodistas de Medellín y Antioquia (Mesdhupera), en la que asumió la coordinación del Capítulo Afro. Estudiaba Periodismo en la Universidad de Antioquia y había sido narrador en diferentes emisoras y en eventos como el Pony Fútbol.

Por: Daniela Jiménez González y Sara Rivera Monsalve – Estudiantes de Periodismo

El 27 de febrero, a eso de las 7:30 de la mañana, llamaron de la Sijín a Diana Patricia Sierra. Le hicieron varias preguntas y, solo al final, le dijeron que Leonidas, su esposo, estaba muerto. Ella, que no durmió en toda la noche, había intentado comunicarse con él hasta casi las seis de la mañana; aunque el celular repicaba, nunca contestó. El cadáver presentaba fracturas de cráneo, al parecer, por golpes con un objeto contundente.

Leonidas González Pérez tenía cincuenta años y era periodista deportivo. Aunque amaba el fútbol, no era fanático, sino reservado. Era, además, miembro de la Asociación Colombiana de Periodistas Deportivos (Acord), capítulo Antioquia, y uno de los fundadores de la Mesa de Derechos Humanos de los Periodistas de Medellín y Antioquia (Mesdhupera), en la que asumió la coordinación del Capítulo Afro. Estudiaba Periodismo en la Universidad de Antioquia y había sido narrador en diferentes emisoras y en eventos como el Pony Fútbol.

Cristian Longas, compañero de estudio de Leonidas, lo recuerda como una persona callada: “Era padre de familia, narrador deportivo, a veces incluso colaboraba en pequeñas redes de comunicación en otros lugares. Leo amaba el fútbol y todo el tiempo hablaba de él. No creo que haya estado involucrado en un tema un poco más grueso en el que la vida de él corriera peligro”.

Diana nunca supo de amenazas contra Leonidas, ni por su labor periodística ni por otros motivos. Dice que su esposo era muy callado, “no se metía con nadie”. Dice, también, que quizás había cosas que él a veces sentía y que nunca le contaba, para no preocuparla. Y aunque su nombre hace parte de varias listas de líderes sociales asesinados, ella explica su asesinato de una forma diferente: “Yo pienso que fue por robarlo. Por ahí roban mucho. Además, hay combos y gente maluca. Imagínese que el otro día Leo y yo vimos desde la ventana de la casa cómo le estaban pegando con un palo a un muchacho… Pobrecito mi Leo, ojalá no haya sufrido mucho”.

Por su parte, Juan David Betancur, presidente de Mesdhupera, explica el asesinato del periodista a partir de varias hipótesis. Asegura ser la única persona a quien Leonidas le confesó que un hombre lo llamó desde un celular para la venta de minutos y le dijo: “Seguí hablando, sapo hijueputa, y te vamos a matar”. Esta amenaza, considera Betancur, podría estar vinculada a algunas píldoras informativas que el narrador deportivo realizaba sobre barras bravas o sobre discriminación racial.

La segunda hipótesis de Betancur es que González, hace aproximadamente diez años, había hecho varias denuncias sobre el paramilitarismo en Urabá. En una tercera posibilidad el asesinato estaría relacionado con un caso de falsos positivos en Urabá, pues al periodista le habrían ofrecido dinero para que sirviera de falso testigo en la Fiscalía. “Porque allá hay un cartel muy grande de eso. Y, claro, Leo, padre de familia, estudiante, trabajador freelance, ¿qué creyeron? Pues que por la necesidad iba aceptar, pero no fue así”, indica Betancur.

La última de sus hipótesis está relacionada con las discusiones que Leonidas mantenía con el dueño de la vivienda en la que vivía. “Él no le debía plata a ninguno de los combos del barrio, pero al señor del arriendo a veces sí se le atrasaba. El señor le gritaba y lo insultaba en la calle, delante de la gente. Un día, me contó Leo, se paró con esa gente malosa de ‘Los Mesa’, al frente de la casa, a cuchichear y a señalarlo”, agrega.

Claudia Carrasquilla, directora seccional de Fiscalías de Medellín, indica que inicialmente se atribuyó la muerte de Leonidas a un accidente, pero luego Medicina Legal estableció que se trató de un asesinato. Sin embargo, negó que el homicidio haya sido motivado por un proceso de liderazgo: “No hay presencia o móvil para que el asesinato sea porque es un líder social o defensor de derechos humanos”.

Ese domingo, Juan David habló con él hasta las 11:20 de la noche y Leonidas le dijo que estaba en el estadio. Después le contaron que había salido a tomar algo con algunos colegas en el sector de Laureles y, en la madrugada, lo mandaron en un taxi para la casa. Esa misma tarde, entre las 5:00 y las 5:30, su esposa lo llamó. “Ganó Medellín, ¿contento?”, le dijo a Leonidas, porque sabía cuánto le gustaba que su equipo ganara. “Pues sí. Más tarde hablamos”, le contestó. Esa fue la última vez que Diana Patricia pudo hablar con él.



Nombre: Leonidas González Pérez.
Fecha del asesinato: 27 de febrero.
Condiciones del crimen: El periodista deportivo de cincuenta años fue encontrado muerto en el municipio de Bello (diagonal 55 número 45A-05). Según el reporte de Medicina Legal, murió de forma violenta por trauma craneoencefálico severo. González vivía con su esposa, Diana Patricia Sierra, y sus hijos de trece, seis y tres años.
Hipótesis: Juan David Betancur, presidente de la Mesa de Derechos Humanos de los Periodistas de Medellín y Antioquia, formula cuatro hipótesis: el ejercicio periodístico de González, denuncias que en el pasado hizo en Urabá, una posible intención de vincularlo como falso testigo ante la Fiscalía y altercados con el dueño de la casa en la que vivía por atrasos en el pago del arriendo. Por su parte, la ONG Corpades se refiere al “apoyo” del periodista a denuncias contra las bandas de “Pachelly” y “Los Chatas”. Sin embargo, la esposa de González, Diana Patricia Sierra, considera que el asesinato estaría relacionado con un intento de hurto.
Liderazgo: Narrador deportivo y coordinador del Capítulo Afro de la Mesa de Derechos Humanos de los Periodistas de Medellín y Antioquia.
Contexto regional: En Bello operan las bandas de “Pachelly”, “Los Chatas” y “El Mesa”. Estas ejercen control territorial y tienen a su cargo los negocios del narcotráfico, la extorsión y otras rentas legales e ilegales. Con las disputas y las alianzas temporales entre tales organizaciones se relacionan las fluctuaciones en la criminalidad y en particular del homicidio en ese municipio del norte del Valle de Aburrá.



 

Colores-3

Hacemos Memoria
Más sobre el autor / Hacemos Memoria

Deja tu respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>