A sus 22 años, es la primera vez que participa de un ejercicio de construcción de memoria histórica y se siente satisfecho de que se haga con una visión de resistencia. ¿La razón? Este ejercicio de volver sobre episodios importantes para su municipio y miembros de la comunidad le ha servido para comprender algunos de los hechos que presenció cuando apenas comenzaba a crecer. “Cuando era niño –cuenta Faiber– jugaba con los escombros de la guerra gracias a la inocencia; no sabía con lo que estaba jugando, coleccionaba las cocas de las balas sin saber que eran residuos de violencia”.

Faiber Salazar Noreña, ese es su nombre completo, trabaja en la emisora Granada Stereo desde el año 2011, años de labores que le han servido para reencontrarse con su pueblo natal luego de haberse ido a trabajar a Medellín en 2009. Desde que volvió a Granada se ha dedicado a recorrer las veredas de su municipio para socializar la programación de la emisora con los habitantes de la zona rural.

Sobre su trabajo para el proyecto Hacemos Memoria dice: “estamos haciendo un acto de resistencia contando la historia de Arlén, un joven que le tocó sufrir todos los conflictos en el pueblo. Por eso contamos todo lo que padeció acá y después el proceso que le tocó vivir para adaptarse a la ciudad y cómo logró sobreponerse a esas dificultades”.